22 de febrero de 2010

Enslaved "Eld" (1997)

vikingos
Y si venía hablando de influencias vikingas, no se puede pasar por alto el legado de los viejos Enslaved, aquellos en los que el sonido rústico, la agresividad y velocidad adornaban líricas relacionadas con dicha cultura. De hecho los entendidos dicen que estos noruegos eran uno de los pocos que hablaban seriamente del tema (creo que los otros citados eran los geniales In The Woods...)
De hecho el disco comienza con sonidos épicos y místicos en el tema que lleva por título "793 (Slaget om Lindisfarne)", una suite de casi 17' en donde tiene lugar la batalla de Lindisfarne: este era un pequeño monasterio ubicado hacia el este de Inglaterra, y fue uno de los primeros objetivos atacados por los vikingos hacia el año que indica el título del tema, que reza: "Los trazos de los remos se podían oír, hermosos barcos surgieron desde el mar como un viento del norte, hombres desde Hordaland, Rogaland y Adger reunidos por la batalla en común, orgullosos hombres sin miedo, los golpes de las espadas destrozando los cráneos de los cristianos. Por mucho tiempo mandamos, reyes del Norte, muchas batallas ganamos en las costas de Midgard, pero traicionados por nuestros propios hermanos, fuimos obligados a arrodillarnos. Ahora, cuando de nuevo sopla el viento, nuestros pensamientos vuelven finalmente hacia casa, nos alzaremos en nuestra gloria, la horda blanca de un escalofrío seguro, morimos como hombres entonces nunca desaparecemos, débil es aquel que el enemigo ama, nunca traiciones tu origen"
Toda una declaración de principios en formato de canción rescatando el valor y la gloria del antiguo pueblo de la tierra nórdica.
A lo largo de las 7 extensas canciones nos trasladamos a las heladas y grises tierras de los vikingos para compartir y conocer sus valores, de la mano de la música más agresiva y épica del momento. Y tienen muchas cosas más en común con sus compatriotas In the woods, ya que por ese entonces también utilizaban voces limpias de carácter épico e instrumentaciones raras para aquella época, como rasguidos de guitarras limpias y gran cantidad de teclados desparramados por todos lados en las canciones.
En esta placa la formación era estrictamente un trío, conformado por Grutle Kjellson en voces y bajo; Ivar Bjørnson en guitarras y teclados y Harald Helgeson en batería; sorprendente si se tiene en cuenta la complejidad de la música de este disco, que sería el tercer larga duración de la banda, sin contar con los e.p.'s y demos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada